Cómo invertir en oro

El oro es uno de los pocos activos que han brillado en la última fase de 2018, con un alza del 9,74% desde su mínimo de agosto. En lo poco que va de enero, el metal precioso sube menos que la Bolsa, un 0,47%, pero todo apunta a que puede ser un buen ejercicio.

La probable pausa de la Reserva Federal en su proceso de normalización monetaria ante ciertos síntomas de desaceleración económica se perfila como el gran punto de apoyo para el oro. “Las dudas de los inversores sobre el crecimiento y la inflación deberían reactivar la demanda de oro como refugio, por tanto, hemos aumentado nuestros objetivos para su cotización a tres y doce meses, hasta 1.300 y 1.350 dólares por onza, respectivamente”, afirma Carsten Menke, de Julius Baer. El experto cree que, a un plazo algo más largo, el oro podría situarse en 1.400 dólares, lo que supondría una subida del 8,7% desde su precio actual.

Las perspectivas de Goldman Sachs son más optimistas, ya que apuntan a los 1.425 dólares en doce meses, una cota que el metal precioso no ve en más de cinco años. Ante estas perspectivas, hay tres opciones para invertir en oro.

  • Compra física. Se realiza a través de los establecimientos autorizados y acreditados, y es aconsejable que estén homologados por la London Bullion Market Association (LMBA), la asociación de profesionales que operan con oro y plata más importante del mundo. Las compras pueden realizarse de forma presencial, por Internet o teléfono y es posible recoger los lingotes o monedas de oro en el establecimiento, recibirlos en el domicilio con un envío asegurado o dejarlas en depósito en cajas fuertes. El importe del alquiler variará en función del tamaño. En Degussa, uno de los establecimientos autorizados en España, oscilan entre 400 y 500 euros al año. La adquisición de oro está exenta de IVA, mientras que las ganancias patrimoniales derivadas de su venta tributarán igual que una acción.
  • ETF. Los fondos cotizados (ETF) de oro replican la evolución del metal precioso, por lo que es una forma de aproximarse a este activo, sin necesidad de tenerlo físicamente.
  • Fondos de inversión. Los productos de inversión colectiva que invierten en compañías extractoras de oro son la tercera opción con la que cuentan los inversores para incluir el metal en sus carteras. En este punto hay que tener en cuenta que estas compañías, en general, no suelen dedicarse a la producción del oro en exclusiva, por lo que su evolución en Bolsa, y por tanto el comportamiento del fondo, dependerán de las cotizaciones de otros metales.

 

Fuente: Expansión

Cómo invertir en oro
Valora este artículo
Comparte