Invertir en mercados emergentes: pros y contras

En la actualidad el abanico de posibilidades a la hora de invertir, disponemos desde productos tradicionales como puede ser la bolsa o las letras del tesoro, hasta otros mucho más innovadores. Hablamos de adquirir criptomonedas, invertir en mercados emergentes y en el de divisas. El espectro es amplio y muy interesante.

Igual ocurre con los países en los que fijar nuestro radio de acción. Hasta hace apenas 20 años, cualquier pequeño inversor se veía muy restringido a la hora de decidir en qué áreas geográficas operar: tenía a su disposición bastantes productos nacionales, pero a la hora de invertir en el extranjero tenía muy pocas opciones. Más allá de los fondos de inversión ofrecidos por las entidades financieras cuya rentabilidad quedaba siempre muy limitada, no había muchas opciones.

Invertir en países emergentes, una opción con mucho atractivo

 

Ahora el tema afortunadamente ha cambiado. En la actualidad, con el fácil acceso a la tecnología, cualquiera desde su casa puede saber qué está ocurriendo en cualquier parte del mundo con apenas muy poco tiempo de diferencia: lo hemos visto con las grandes noticias mundiales, no solo se hacen eco de ellas los grandes medios de comunicación. Gracias a Twitter, Instagram y el resto de redes sociales, los hashtags y la viralidad, vídeos o grandes titulares vienen de gente corriente.

Si queremos invertir en el extranjero, hay que estar informado y tratar de buscar el mayor número de datos posible. Porque se puede. Luego ya está el tema de decidir en qué países depositar nuestra confianza y en cuáles no.

 

Los BRICs

 

Hace unos años, concretamente en 2009, Jim O’Neill, asesor de Goldman Sachs acuñó el término BRICs para referirse a los países que más estaban creciendo y en los cuáles las posibilidades de inversión eran más interesantes: Brasil, Rusia, India y Corea eran, desde su punto de vista, los más atractivos.

En estos casi diez años bastantes cosas han cambiado: Brasil ha dejado pasar la oportunidad. La corrupción y un complejo proceso burocrático para invertir ha provocado que el país latinoamericano, que aún continúa creciendo con buenas tasas anuales, no sea visto con interés. Sin embargo, Corea, Rusia y la India continúan manteniendo su atractivo. Además ya hay productos específicos que invierten en estos países.

Junto a estos, que quizás son los más conocidos, tenemos oportunidades en países como Singapur –la gran economía asiática del momento-, Sudáfrica, Ecuador o Perú.

 

Cómo invertir en mercados emergentes

 

En estos productos se puede invertir de manera indirecta a través de la bolsa, o incluso a través del mercado de capitales. En éste, el conocido comúnmente como Forex, se opera contratando pares de divisas: la moneda del país emergente frente a la cotización de otra, ya sea dólar, euro, libra, o cualquiera de las que está en cotización. Si disponemos de los datos macroeconómicos y prestamos atención a las distintas noticias sobre el país en cuestión y a su evolución, podemos hacer importantes rentabilidades a través de Forex y gestionar la cartera de inversión de forma adecuada.

 

Hacer crecer su dinero con Hispamarkets

Invertir en mercados emergentes: pros y contras
5 (100%) 2 votes
Comparte