3 motores del mercado petrolero conforman las previsiones de demanda para 2019

En la primera mitad del año 2019, el movimiento de los mercados del petróleo y las preocupaciones de los traders han venido determinados por las sanciones contra la industria petrolera de Irán, el aumento de las tensiones en el Golfo Pérsico y varios indicadores de una potencial ralentización económica.

Mientras esperamos a la segunda mitad del año 2019, aquí tenemos los tres motores clave del mercado petrolero que los traders no deberían perder de vista.

1. Las negociaciones comerciales entre Estados Unidos Y China

Éste es probablemente el mayor catalizador del actual movimiento de los precios y podría tener un impacto considerable en la confianza y las previsiones del mercado. Cualquier indicio de mejora o deterioro de las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China tiene el potencial de alterar el rumbo de los precios del petróleo. Los presidentes Trump y Xi se reunirán inmediatamente tras la reunión del G-20 en Japón a finales de esta semana. Los traders no deberían esperar ninguna resolución en este encuentro, pero el tono y el resultado serán indicios importantes para el índice de confianza económica global y las previsiones de demanda de petróleo. Probablemente lo mejor que podemos esperar es el compromiso de seguir con las negociaciones los próximos meses y unas declaraciones positivas sobre la eliminación de los actuales aranceles o, al menos, sobre mantener a raya la implementación de más aranceles. Por supuesto, si China y Estados Unidos llegan a un acuerdo sobre el comercio en cualquier punto del resto del año 2019, creemos que los precios del petróleo subirán, pues esto se verá como una señal positiva para la economía global y la demanda de petróleo.

2. Exportación y producción de petróleo crudo de Estados Unidos

Como revelaba ayer la AIE, la industria del petróleo de Estados Unidos sigue siendo un motor importante para los precios. La producción estadounidense es fuerte y si esto provoca una acumulación en los depósitos de almacenaje, los precios tenderán a la baja. Sin embargo, Estados Unidos finalmente comienza a ver la necesidad de una mejora de la infraestructura petrolera —como los oleoductos—, que se pondrá en marcha este verano. A medida que más y más petróleo va fluyendo del pozo a las refinerías y a las terminales de exportación, vemos menos probable las acumulaciones y cuellos de botella en los depósitos. El informe de la AIE de ayer, que indicó máximos históricos de 9,4 millones barriles al día en cuanto a las exportaciones, y un descenso de 12,8 millones de barriles de las reservas, reflejan esto. Los precios del petróleo reaccionaron positivamente a esta noticia, aunque parte de ese movimiento ascendente del precio fue resultado de unas muy positivas declaraciones del secretario del Tesoro estadounidense Mnuchin acerca de la posibilidad de reanudar las negociaciones comerciales con China.

La única mancha en el informe de la AIE es que el uso de la refinería es todavía relativamente débil en comparación con antes. Se trata de un indicador clave para los traders de cara a la segunda mitad del año 2019. Que las refinerías estadounidenses no estén funcionando a plena capacidad significa o bien que las refinerías creen que la demanda de productos descenderá, o bien que no son capaces de obtener suficientes reservas de los tipos de petróleo necesario para poner los productos demandados al precio adecuado.

El reciente incendio de la refinería de Filadelfia y la posterior decisión de cerrar las instalaciones crean su propio problema de demanda en Estados Unidos ya que los 335.000 barriles de crudo al día que se procesaban allí ya no están en uso. Ese petróleo podría venderse ahora a otras refinerías, exportarse o almacenarse. La pregunta es cuánta demanda podrán compensar otras refinerías con el aumento de su propia producción. El cierre de la refinería fue anunciado al mismo tiempo el martes como buena noticia para el WTI (según cifras de la AIE y noticias de China), por lo que su impacto en los precios del petróleo no se tuvo en cuenta y podría no tener efecto hasta que se publiquen las cifras de la oferta y la demanda.

3. La OPEP y la OPEP+

La próxima reunión de la OPEP, que tendrá lugar los días 1 y 2 de julio, debería indicarnos lo que podemos esperar de muchos de los mayores productores de petróleo del mundo en la segunda mitad del año 2019. Las sanciones de Estados Unidos a Venezuela e Irán han hecho disminuir el total de la producción de la OPEP considerablemente más que las reducciones de la producción de la OPEP, pero gran parte depende aún de otros grandes productores de la OPEP, Arabia Saudí e Irak.

Arabia Saudí sigue produciendo por debajo de su cuota, pero podría incrementar la producción en la segunda mitad del año. La compañía petrolera nacional saudí, Aramco, ha firmado recientemente un acuerdo para ofrecer más petróleo crudo a las refinerías de Corea del Sur y pretende expandir sus operaciones a La India. Si Arabia Saudí aumenta la producción y las exportaciones para abastecer a estos clientes, los precios del petróleo podrían caer. Pero a medida que acabe el verano, el consumo de petróleo doméstico de Arabia Saudí disminuirá considerablemente, poniendo más petróleo a disposición para su exportación.

Irak, por el contrario, continúa produciendo por encima de su cuota y está intentando activamente aumentar la producción. Incluso aunque la OPEP decida continuar con su actual acuerdo, los traders no deberían perder de vista la producción de Irak. Irak aprovechará cualquier oportunidad a su alcance para producir y exportar más barriles. Arabia Saudí también debería vigilarse muy de cerca, ya que puede aumentar sus exportaciones a voluntad si existe incentivo financiero.

En cuanto a la OPEP+, Rusia parece dispuesta a dar la vuelta al acuerdo actual, sobre todo porque recientemente se vio obligada a disminuir su producción debido a la contaminación de uno de sus principales oleoductos. El problema de la contaminación debería haberse resuelto hace semanas, pero todavía están en ello. Una vez se resuelva el problema, Rusia buscará cualquier manera de incrementar la producción, incluso en contravención del acuerdo de la OPEP+. Rusia no suele ser discreta a la hora de incumplir acuerdos de producción. Por ejemplo, antes del problema de la contaminación, los rusos iban camino de una tremenda sobreproducción en este período. Un aumento de la producción de Rusia podría también hacer descender los precios en la segunda mitad del año.

 

Fuente: Investing

3 motores del mercado petrolero conforman las previsiones de demanda para 2019
Valora este artículo
Comparte